Visitas: 1381
Al ingresar al presbiterio, desde las naves, nos encontramos en primer lugar, con el altar principal, desde donde el celebrante dirige la ceremonias religiosas. Este altar está formado por una gran plancha de mármol de cuatro metros de longitud que descansan sobre doce bien labradas columnitas de bronce.