Visitas: 1179
El baldaquino es el principal elemento decorativo del interior de la catedral. La obra de arte es de madera y está revestida con pan de oro. Cuatro sobrias y sólidas bases de mármol (renacentista) sostienen igual número de columnas talladas al estilo barroco, que rematan en capiteles corintios. Luego viene el domo o cúpula del baldaquino con elementos renacentistas y platerescos. Desde el borde superior y más amplio del domo, se inicia el remate con dos ángeles victoriosos a los costados y el símbolo de la cruz, al centro en su cúspide.