Visitas: 2186
El patrimonio mejor conservado de la ciudad constituye su singular arquitectura y sus estrechas calles empedradas, con anchas veredas que invitan a descubrir la ciudad a pie, en cortos recorridos que nos acercarán a sus rincones más encantadores como sus viejas casas con techos de teja y típicos balcones, sus iglesias, conventos, plazoletas y museos.