ANTECEDENTES DE CUENCA

ANTECEDENTES DE CUENCA

Comisionado por el Marqu�s de Ca�ete, tercer Virrey del Per�, recorri� Don Gil Ram�rez D�valos toda la provincia, buscando lugar a prop�sito para fundar una ciudad: reconocida y examinada la provincia en toda su extensi�n, ning�n punto le pareci� mejor que, el dilatado valle del P�ucar -bamba-; y all� eligi� sitio c�modo para fundar la nueva ciudad. Llamados, pues todo los caciques de la comarca y preguntados acerca de la nueva fundación, respondieron que no les causaba perjuicio alguno; con lo cual, el 12 de Abril de 1557, Ram�rez D�valos deline� el plano o traza de la proyectada ciudad, poni�ndole, en obsequio del Virrey, el nombre de Cuenca, por ser Don Andr�s Hurtado de Mendoza, guardia mayor de la ciudad de Cuenca en Espa�a

El acta de la fundación de Cuenca refiere el nombre, con que en la lengua quichua era llamada la llanura, que escogi� Gil Ram�rez D�valos para fundar la ciudad; pero se ha visto, que ese mismo lugar ten�a otro nombre distinto y m�s significativo en la lengua materna de los Ca�aris.

Los espa�oles, al fundar Cuenca, hicieron lo que sol�an hacer siempre que fundaban una nueva ciudad, a saber, destinar, ante todo, un lugar para que all� se edificase el templo cat�lico: antes de las casas para los hombres, la casa de Dios... Seg�n una tradición antigua, que no parece destituida de fundamento, el primer templo que hubo en cuenca fue la capilla que hoy se conoce con el nombre de Todos Santos, a la margen superior del r�o. Ese ser�a, sin duda, templo provisional, mientras constru�an la iglesia parroquial, en el lado de la plaza mayor que mira hacia el Oriente.

En la instrucción dada por el Marqu�s de Ca�ate al gobernador Gil Ram�rez D�valos para la fundación de la nueva ciudad, se le prescrib�a que a un lado de la plaza principal se�alara cuatro cuadras a la redonda para la iglesia y cementerio, de tal modo que no haya pr�xima al templo casa ninguna de seculares, excepto la del p�rroco. Tambi�n se le mandaba, que diera dos solares para convento de Santo Domingo. Y todo lo cumpli� puntualmente el fundador, al tiempo de hacer la distribución de solares en la nueva ciudad.

Gil Ram�rez D�valos no pod�a haber escogido sitio mejor para fundar la ciudad, que entonces sol�an llamar Nueva Cuenca del Per�. P�ucar-bamba, en lengua de los Incas, quiere decir llanura florida, campo de primavera; y llanuras floridas, campos de primavera son, por cierto aquellos, donde est� edificada Cuenca. El sitio, en que se deline� la traza de la ciudad, pertenec�a a un cierto espa�ol apellidado Gonzalo G�mez de Salazar, vecino de Loja, el cual ten�a su estancia en aquel valle.